FANDOM


En mis sueños veo a un hombre vestido con piel de jaguar y emplumado como un santo sangriento. Lo que vino del corazón nos lubricó, aplastó el mal a su paso y nos liberó a todos. El calor fétido de la selva se refleja en algún punto detrás de mi frente. La sien me palpita y la sangre me hierbe dentro del cráneo, es como si hubiera dentro un ente vivo: una rata, una maldita rata royéndome el cerebro, comiendo para abrirse camino hacia el mundo. Ni el láudano logrará saciar su hambre infinita. Oigo a mis hijos jugar en la buhardilla pero me invade una sensación de terror, no de amor. ¿A qué se debe estos pensamientos desesperados?

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.